Impresión de ropa en 3D: la moda que llega para quedarse.

Category: Noticias
Published on Monday, 18 September 2017 19:04
Written by Super User
Hits: 41

bar

El pasado martes 1 de marzo tuvo lugar el evento mensual de TEDxBarcelona en Mazda Space, el qual versó en torno al futuro de la moda. Esta vez tuvimos la suerte de contar con Laura Clèries (consultora, diseñadora y profesora en IED) experta en materiales y producción de moda y con Sylvia Calvo (presidenta de la Asociación Moda Sostenible BCN), experta en sostenibilidad en el mundo de la moda. En este post te desvelamos las novedades que nos encontraremos en los próximos años en el mundo de la moda en relación al mercado, los materiales, la confección la formación y cuestiones éticas como la sostenibilidad de los procesos.

La charla En primer lugar, vimos la TED Talk de Danit Peleg, diseñadora de moda israelí experta en nuevas tecnologías. Peleg se encontraba un día de viaje y la invitaron a un evento formal para el que no tenía nada que ponerse. En esa fecha se encontraba en una conferencia de tecnología, así que decidió diseñarse una falda e imprimirla desde el hotel en el qual se hospedaba. No te pierdas el siguiente video en el que Peleg expone ideas sobre materiales con los que se puede imprimir en 3D, sus características, sus inconvenientes… y expone su visión sobre el futuro de la moda: prendas personalizadas impresas desde casa que se adapten totalmente a las medidas de cada cuerpo. english Impresión de ropa en 3D: la moda que llega para quedarse. Innovación / Moda / TEDxBarcelona Tags: Dani Peleg, impresiòn 3D, innovación, Laura Clèries, moda, Sylvia Calvo, tedx barcelona Marta Serra Rectoret - 9 marzo 2016 0 TEDxBarcelona ¿Cuál es el futuro de la moda? 2 El pasado martes 1 de marzo tuvo lugar el evento mensual de TEDxBarcelona en Mazda Space, el qual versó en torno al futuro de la moda. Esta vez tuvimos la suerte de contar con Laura Clèries (consultora, diseñadora y profesora en IED) experta en materiales y producción de moda y con Sylvia Calvo (presidenta de la Asociación Moda Sostenible BCN), experta en sostenibilidad en el mundo de la moda. En este post te desvelamos las novedades que nos encontraremos en los próximos años en el mundo de la moda en relación al mercado, los materiales, la confección la formación y cuestiones éticas como la sostenibilidad de los procesos. La charla En primer lugar, vimos la TED Talk de Danit Peleg, diseñadora de moda israelí experta en nuevas tecnologías. Peleg se encontraba un día de viaje y la invitaron a un evento formal para el que no tenía nada que ponerse. En esa fecha se encontraba en una conferencia de tecnología, así que decidió diseñarse una falda e imprimirla desde el hotel en el qual se hospedaba.

No te pierdas el siguiente video en el que Peleg expone ideas sobre materiales con los que se puede imprimir en 3D, sus características, sus inconvenientes… y expone su visión sobre el futuro de la moda: prendas personalizadas impresas desde casa que se adapten totalmente a las medidas de cada cuerpo. La intervención de las expertas invitadas y el posterior debate Esta charla sirvió a modo introductorio a nuestras invitadas Laura Clèries y Sylvia Calvo y al posterior debate. Para aquellos que no pudieron asistir, o aquellos que sí fueron pero quieran rememorarlo, os dejamos con una selección de las ideas que se expusieron. Los materiales Existen muchos materiales aptos para funcionar en una impresora 3D y aún quedan muchos por descubrir. Laura Clèries trajo al evento algunos tejidos impresos en 3D para que pudiéramos observarlos. En general, las características de la prenda confeccionada dependerán, en gran medida, del material utilizado. Algunos son más rígidos, como el plástico biodegradable, y esto hace que puedan romperse más. Otros son mucho más flexibles. Ahora, la investigación se dirige hacia la invención o descubrimiento de nuevos materiales, como podrían ser la madera, las resinas… ¡incluso los residuos o mermas de materiales utilizados para otros fines! En el futuro se podrían dar mezclas tan interesantes como algodón con bioresinas. Los materiales son lavables, como cualquier otra prenda, no se trata de vestidos desechables. Además, pueden abrigar o proteger del calor, ya que según la funcionalidad que se les quiera atribuir, pueden imprimirse tejidos con los puntos más juntos o separados. Se podría incluso crear prendas que protejan del agua. Aun así, todo depende del material utilizado y su calidad. En el futuro la indústria de la moda se encamina hacia la búsqueda de que, lo que ahora aún es un objeto de diseño, con el tiempo se convierta en una prenda de uso cotidiano.

La confección El tiempo que se tarda a imprimir una prenda depende muchísimo del diseño y el material, así como de la tecnología utilizada. Ya es posible tener impresa una prenda en apenas 2 u 3 horas. Un factor que también oscila considerablemente es el precio. Por ejemplo un vestido largo que Clèries diseñó e imprimió, costaría unos 1000€. Cabe añadir que, dependiendo del tipo de tejido utilizado, se requerirá un ensamblaje a mano y esto influiría en el precio. Ambas variables se reducirán con el paso del tiempo y el avance en los materiales, sus prestaciones y la tecnología. Entonces, ¿Se podría decir que el 3D sólo está al alcance de aquellas personas con una capacidad adquisitiva significativa? De momento sí; aunque lo previsible es que suceda como internet, que pase de ser un recurso diferenciador, al alcance de unos pocos, a ser un recurso básico en el mercado de la moda. Es probable que se desarrollen diferentes tipos de prenda, ajustadas en el precio a diferentes tipos de clientes. El mercado Una idea que se plantea inevitablemente al hablar del 3D es la posible desaparición del sistema de distribución y puntos de venta de ropa tal y como se conciben ahora, así como una modificación en la cadena de producción. Existe una discusión sobre si la población optará por la comodidad de crear y fabricar en casa o por el contrario, decidirá salir a comprar para no perder el factor humano de la transacción. La verdad es que para zanjar esta cuestión, habría que ver qué forma toma en el mercado cuando se desarrolle, y también habrá que constatar si la tecnología en el futuro precisará de mano de obra para la impresión de prendas. Lo que sí está claro es que van a surgir nuevas profesiones, como sastrerías digitales. Además, es probable que muchas personas, aunque tengan la opción, no quieran diseñar su vestuario y prefieran que lo diseñen por ellos. Es por eso que probablemente las tendencias y la moda como corriente a seguir, se mantengan: tienen un factor más cultural. TEDxBarcelona ¿Cuál es el futuro de la moda? 6 En este mercado que se va a desarrollar, también puede aparecer el problema de la propiedad intelectual. ¿Es legítimo que podamos escanear un diseño y replicarlo? Es una discusión actual que se da en muchos ámbitos y se extendería al 3D.

De momento existe un vacío en cuanto a regulación y patrones de actuación, y aunque existen fuentes de información gratuitas, el factor humano es fundamental en el desarrollo de prendas. La creación, innovación, invención… no puede imitarse, lo que se puede imitar o copiar es el resultado de estos procesos, y en la medida en que las prendas sigan conservando una parte de artesanía, personalización, etc., tendrán un valor añadido que el mercado de copias no podrá aportar. Formación Una vez vistas las implicaciones en el proceso creativo, de fabricación y distribución de las prendas impresas en 3D, conviene plantearse algo que realmente debe existir desde el inicio: para poder crear este tipo de prendas, el diseñador debe dominar el software que permite imprimirlas. TEDxBarcelona ¿Cuál es el futuro de la moda? 9 Está claro que el futuro de la formación en moda pasa por el aprendizaje de este tipo de programas. El sistema educativo actualmente es muy limitado, y en 4 años no da tiempo a enseñar este tipo de técnicas. Aún así, todas las escuelas tienen ya centros de impresión 3D, y están experimentando con ellos. De todas formas, aunque esta evolución al 3D sea inminente, basar todo el programa de estudio él sería un error ya que, como se había apuntado anteriormente. El futuro de la moda será probablemente hibrido, no va a perder el factor humano, por lo que no tendría sentido dejar de enseñarlo. Es más, con la creación de equipos de diseño interdisciplinares, el dominio de este software dejaría de ser esencial. Sostenibilidad En todos los aspectos mencionados, hay que tener siempre en cuenta la sostenibilidad (ecología, justicia, ética…). Los materiales tendrán una gran influencia en la sostenibilidad de la prenda: el uso de materiales ecológicos, sostenibles e incluso reutilizables (como por ejemplo, botellas de plástico o ropa usada) tendrán una gran influencia en el impacto que las prendas impresas en 3D tengan en el medio ambiente, así como en la sociedad. Además, a través de la innovación, se pueden desarrollar materiales no ecológicos pero que consigan aprovechar materiales de desecho, para devolverlos al círculo económico.

Respecto a los materiales, también debería considerarse la durabilidad de los mismos: si se rompen fácilmente, la prenda tendrá una vida útil muy corta. Esto provocaría que deba producirse mucha más ropa, reduciendo la sostenibilidad de esta opción, aunque también podría estudiarse, como se ha indicado, su reutilización. TEDxBarcelona ¿Cuál es el futuro de la moda? 4 El diseño también tiene un impacto considerable en la sostenibilidad de la prenda: es conveniente conseguir un diseño orientado al ahorro de materiales y a la reducción del deshecho en la confección… la tecnología es importante en este aspecto por que permite diseños óptimos que imprimen la prenda “doblada”, de forma que se utiliza el mínimo material posible. También es relevante tener en cuenta cuanta energía consume una impresión de este tipo, si necesita mucha electricidad, si la producción del material en sí y no de la prenda consume también mucha energía (que puede variar por ejemplo, dependiendo de lo accesible que sea el material o de lo mucho o poco que necesite ser tratado). Es evidente que la eficiencia de estos procesos mejorará cuando la tecnología se haya desarrollado más. Finalmente, también hay que tener en cuenta lo que hay detrás del proceso de producción: de dónde viene el material, cómo se produce, en qué países, cuánto cobran los empleados, cómo se transporta el material hasta el lugar de producción de la prenda, dónde se encuentra éste lugar,etc. Es necesario educar a los consumidores (es una función primordial de la Asociación Moda Sostenible BCN) para que tengan en cuenta estos aspectos a la hora de tomar una decisión de compra. Y es que la decisión de compra la tiene en última instancia el consumidor, y aunque se le pueda orientar o influenciar, él es quien decide qué deben producir las empresas y cómo. Todo esto afecta a la rentabilidad de la moda sostenible, se trate de prendas impresas en 3D o no.

La moda sostenible puede ser rentable si el consumidor es consciente de que el precio que está pagando no es el precio real: el precio real incluye todo el coste ecológico, el perjuicio causado en el medio ambiente y en otras sociedades (en situaciones, por ejemplo, de subcontratación), su justicia… Las empresas que comercian con moda sostenible tienen bastante claro que no pueden competir en materia de precios con las grandes empresas – y tampoco quieren. La moda sostenible pasa por pagar a todos aquello que merecen, aunque signifique gastar un poco más. Reflexion final

En definitiva, el futuro de la moda es aún muy incierto. El 3D viene pisando fuerte pero aún precisa de mucho desarrollo tecnológico para poder ser una herramienta utilizada por toda la población. Aun así, no faltan investigadores ni ganas de hacerlo llegar al público de la forma más eficiente y sostenible posible. ¡Comparte tus opinión sobre la impresión en 3D en nuestras redes sociales